Lord Voldemort, ¿malo o víctima de su historia?

Ha llegado el momento de pasar a los personajes malvados de la saga y, como no podía ser de otra forma, esta nueva etapa debe inaugurarse con el villano de la historia. Lord Voldemort es, en mi opinión y ustedes me dirán qué tan de acuerdo están, uno de los villanos más extraordinarios de la literatura. Sin embargo, me gustaría ir un poco más allá de la fachada, tratar de desentrañarlo y poder saber si es un personaje intrínsecamente malo o solo es víctima de su propia historia.

Sin dudas, la majestuosidad de Voldemort como personaje se la debemos a Joanne, que lo construyó con paciencia y mucha inteligencia, presentándonos su poder, su influencia y, mucho más adelante, su historia de vida. La forma en la que la historia se nos da a conocer, a modo de cuentagotas, se me hace fascinante porque generaba intriga, porque nunca lo conocíamos al completo, pero tampoco nos olvidábamos de él. Desde el punto de vista estratégico, Joanne se lleva el galardón. Creo que si hubiese mostrado todas sus cartas en los primeros libros, el misterio que es Voldemort no sería el mismo.

Esa información parcelada que JK nos da, alimenta la figura. Al principio de la saga todo lo que sabemos de él, además de que es un mago oscuro, es que no debe nombrarse su nombre y que, incluso aunque su desaparición ha tenido lugar hace más de diez años, su presencia en las conversaciones o incluso su mención produce miedo en los corazones de los magos. Sin embargo, hasta ese momento, no sabemos exactamente qué hizo además de asesinar a los padres de Harry Potter. Es, si se quiere, una suerte de mito, misterioso, inalcanzable y, sobre todo, oscuro.

Por supuesto, al final de La Piedra Filosofal descubrimos que no solo no está muerto, sino que aún en un estado moribundo, sigue siendo poderoso y no piensa irse tan fácilmente mientras Harry sigue en la vuelta. Es en la escena de lucha final, aquella que involucra la piedra roja y el espejo de Oesed, donde descubrimos, o más bien lo hacemos en la enfermería de Hogwarts en esa conversación que Harry tiene con Dumbledore, que Lily murió para salvarlo. Y que, de hecho, ese sacrificio que tiene como base el amor más puro y sincero es, en realidad, la piedra angular donde se apoya la saga. Volveremos al tema del amor en unos párrafos.

En La Cámara Secreta lo conocemos un poco más. A través del Diario de Riddle, que después descubrimos que es un horrocrux, JK nos acerca a sus años en Hogwarts y, sobre todo, al hecho que su crueldad ya tenía raíces. No solo hablo del basilisco recorriendo el castillo con libertad, sino el modo en que se deshace de Hagrid acusándolo de haber abierto la Cámara y liberado al monstruo de Slytherin. ¿Por qué? No sé qué les parece a ustedes, pero para mí es claro que lo hace porque, en primer lugar, desprecia a Hagrid por ser un híbrido entre gigante y mago y, además, porque no es una persona inteligente, lo que para él es crucial.

Me parece que, de cierta forma, lograr la expulsión de Hagrid tiene que ver con expulsar su propio mestizaje. Recuerden que en ese encuentro con Harry en la Cámara Secreta nos enteramos que Riddle es el apellido de su padre, un muggle, y que no solo lo avergüenza, sino que lo detesta, al punto que quiere eliminar su apellido paterno y crear un nombre que infunda temor. Además, encontramos una contradicción bien gorda que se mantendrá durante toda la saga y no es otra que mientras él proclama la pureza de sangre y la eliminación de los sangre impura, él mismo lo es, porque él es un mestizo.

La Cámara Secreta nos da bastante información, porque además de lo que ya les mencioné, nos enteramos que Voldemort es el heredero de Salazar Slytherin, lo que le permitió abrir la Cámara Secreta y aunque no es un tema que se mencione mucho, JK se encarga de plantar una semilla para hacerla germinar, cuatro libros después. Pero en segundo lugar, descubrimos que es realmente poderoso porque su diario es capaz de absorber gente o, incluso, poseerla.

Durante El Prisionero de Azkaban Harry está demasiado ocupado lidiando con las profecías, un padrino perdido que aparentemente quiere matarlo y una monumental pelea entre sus amigos, así que Voldemort no tiene mucha importancia en la trama del tercer libro. Sin embargo, vuelve por todo lo alto en El Cáliz de Fuego y cuando digo vuelve, me refiero a que, por primera vez desde que empezó la saga, veremos a Voldemort en una forma física propia.

Y no solo vuelve en su cuerpo y alma, sino que vuelve con todos sus aliados, porque ni bien renace convoca a sus mortífagos y aunque habían pasado casi quince años de su desaparición, la inmensa mayoría aparece en el Cementerio de Little Hangleton, proclamando su lealtad con vehemencia. De modo que podemos notar que como figura y líder, Voldemort es suficientemente importante como para atraer a sus subordinados con tamaña rapidez. También es cierto, por supuesto, que hay una cuota de miedo por las represalias que se podrían tomar si fallaban a la cita, pero a mi entender, aunque el miedo está presente, porque es demencial no tenerlo, la lealtad es lo que prima.

Lealtad o miedo, lo cierto es que Voldemort vuelve por todo lo alto y, sin embargo, el mundo mágico se niega a creerlo. La idea de su vuelta aterroriza a tal punto a los magos, que todavía después de doce años tienen los recuerdos de la guerra bastante frescos, que prefieren pensar que Harry y Dumbledore, que lo respalda, están mintiendo. El terror que genera da cuenta de qué tan profundas fueron las heridas causadas en la guerra y cuando miedo tienen los magos de que esas heridas se abran y sangren nuevamente. Por supuesto, no hablo solo de las destrucciones y la muerte reinante, hablo de la desolación en las calles, de desconfiar de todo el mundo y de vivir mirando por encima del hombro.

Aunque en La Orden del Fénix no conocemos su historia, sí agregamos un dato interesante y es la aparición de la profecía. Antes de ser derrotado, Voldemort pone la diana en los Potter y más puntualmente en el pequeño Harry porque uno de sus subordinados, que después nos enteramos que fue Snape, escuchó una profecía en una taberna, que después nos enteramos que fue hecha por Trelawney. En lo personal me resulta tan cómico que un hombre tan poderoso como Voldemort se deje llevar por la superstición de una profecía. No me mal interpreten, entiendo que las profecías en el mundo mágico son moneda corriente, pero me resulta tan extraño y gracioso que un hombre que toma su destino en sus propias manos guíe sus pasos según una profecía que, además, no escuchó entera.

El objetivo de Voldemort durante todo el libro es conseguir la profecía y poder escucharla entera, porque cree que allí está la clave para derrotar a Harry y, además, porque en cierta medida, tiene miedo.

Es en El Misterio del Príncipe que exploramos en profundidad su infancia en el orfanato y la historia de sus padres. Mérope, su madre, vivía siendo explotada y maltratada por su padre y su hermano. Sus tortuosos días solo mejoraban cuando veía pasar a Tom Riddle por el camino y Mérope suspiraba por él, por su belleza y su elegancia. Mérope, descendiente de Salazar Slytherin y portadora de magia, elabora una poción de amor para atrapar al bueno de Tom y es bajo los efectos de esa poción que conciben al pequeño Tom. Creo que no es menor el hecho que Voldemort no haya sido concebido con amor, creo que eso tiene un significado muy grande para la trama y envía el mensaje principal de Joanne: sin amor, las personas están perdidas y solas.

Ingenua como era, Mérope creyó que su marido, porque para entonces ya se habían casado, estaba realmente enamorado de ella y dejó de administrarle la poción, lo que produjo que Tom Riddle se asqueara por completo, porque al parecer Mérope no era ninguna belleza y se fuese corriendo a la casa de sus padres, donde reestableció el contacto y el noviazgo con su antigua novia. Sola, embarazada y con el corazón roto, además de vender sus posesiones más preciadas, Mérope termina dando a luz en un orfanato muggle, porque no se atreve a volver a su casa, donde su padre y su hermano siempre proclamaron la pureza de sangre.

Tristemente Mérope muere poco después de dar a luz, pero le dio tiempo suficiente para nombrar a su hijo: Tom, por su padre, Malvoro por su abuelo y Riddle, el apellido paterno. Desde entonces, el pequeño Tom creció solo, mal cuidado y sin amor en ese orfanato. Sin embargo, conforme fueron avanzando los años, comenzó a descubrir que tenía ciertos poderes y empezó a usarlos para su propio beneficio. Vamos a ver, detengámonos por aquí un segundo. Para muchos de ustedes esos episodios en el orfanato, sobre todo la mutilación de los animales y el maltrato de sus compañeros, tiene que ver con un niño intrínsecamente malo y aunque admito que está claro que no es un angelito de Dios, creo que fue mal enseñado, que nunca lo abrazaron, ni le dieron cariño, ni lo acariciaron y que, menos que menos, le enseñaron a ser buena persona. Incluso, la propia vida en el orfanato lo curtió y lo oscureció y aunque para la llegada de Dumbledore se nota que el pequeño Tom es un niño un poco perturbado y raro, no creo que, a ese punto, todo estuviera perdido para él.

En Hogwarts, Tom se desenvolvió con un carisma poco visto, una inteligencia provincial y mucho poder. Sus profesores lo adoraban y aunque Dumbledore siempre desconfió de él, nunca le dio razones válidas para intervenir. No puedo dejar de mencionar que la actitud de Dumbledore es totalmente negligente y me molesta. Además de apurar la expulsión de Hagrid del colegio, sabemos que muy pronto Tom se obsesionó con conocer sus antepasados y que más tarde o más temprano, descubrió que Riddle no era un apellido mágico y toda la admiración que le había tenido a su padre, pronto fue sustituida por un odio visceral y profundo. En su lógica infantil, era su madre quien debía ser muggle porque había muerto en el parto, pero al descubrir que era una bruja comienza a buscar y termina dando con su tío y su abuelo, al que asesina, su primer homicidio, le roba el anillo de Slytherin y lo convierte en un horrocrux.

Por supuesto, llegado a ese punto, no creo que tuviese vuelta atrás, pero hasta entonces creo con firmeza que su forma de ver a vida se podría revertir. A partir de ese momento Voldemort, ya se había cambiado el nombre, se embarcó en una búsqueda de aliados y ahí aparecen los primeros mortífagos, pero más importante, una búsqueda de la inmortalidad. Honestamente nunca entendí cuáles eran los motivos que lo movían a hacerlo, pero lo cierto es que comienza a buscar y coleccionar objetos mágicos poderosos y a encerrar allí una porción de su propia alma.

Por supuesto, Dumbledore le da a conocer esta historia a Harry porque pretende pasarle la posta, recordemos que para este punto él sabe que morirá tarde o temprano, así sea por la maldición que le afecta la mano o por la varita de Draco o Snape. Tal vez sería interesante detenerme un segundo en la figura de Dumbledore y mencionar que, a lo largo de toda la saga, es el único personaje al que Voldemort le teme. Desde adolescente, desde ya, había quedado obnubilado ante su poder y ya de más grande, poderoso como era, todavía seguía temiendo el poder maravilloso que tenía su profesor. Sin embargo, aunque nos lo repiten varias veces, no notamos el miedo en la Batalla del Ministerio, pero sí lo notamos cuando decide matarlo, queriendo sacarlo del medio porque sabe que es el único que puede hacer mella en él.

Lo que tenemos claro como lectores y fanático de la saga, es que la figura de Voldemort crece y cautiva en la historia gracias a los constantes secretos sobre su pasado que la trama oculta y que JK devela con paciencia y mucha cautela. Sin embargo, una vez que todos los secretos están sobre la mesa y después de este breve recorrido que hicimos por la saga y la vida de Voldemort, creo que estamos en condiciones de responder la pregunta.

Ustedes me dirán cuál es su opinión, pero para mí está claro que es víctima de su pasado y que, incluso, está pensado para que sea así, al menos en cierta medida. Joanne nos quiere hacer saber que una mala vida sin amor es terrible, dolorosa, solitaria y configura a una persona incapaz de sentir empatía por el otro, incapaz de ofrecer su ayuda desinteresada e incapaz de velar por unos intereses que no sean los propios. Por supuesto, como les decía, creo que la falta de amor en su vida, y sobre todo el tema de la poción de amor, es clave en su personalidad.

Sin embargo, aunque tuvo una infancia problemática, oscura, solitaria y triste, también en cierto que hay un punto que lo que empieza a correr son sus propias decisiones. ¿Por qué menciono esto? Porque en realidad, también Harry tuvo una mala infancia y, sin embargo, es una persona intrínsecamente buena. Creo que hay una cuota de elección en cualquiera de los dos y eso también es un mensaje que nos quiere hacer llegar JK. Por supuesto, está claro que la elección de Voldemort, que como momento bisagra sin dudas es el asesinato de su padre y su abuelo, está basada en la mal vivencia de esa infancia truncada y fea, así que es, al menos obvio para mí, que esa infancia lo condiciona pero que no lo determina.

¿Qué creen ustedes? ¿Malo o víctima de su pasado? Para mí un 90% de la segunda y una elección voluntaria de lo primero, representada en el 10% restante, que está basada en ese pasado traumático que le tocó vivir. De cualquier forma, así sea víctima o malvado, creo que podemos estar de acuerdo que se trata de uno de los mejores villanos, ¿cierto?

Anuncios

4 comentarios sobre “Lord Voldemort, ¿malo o víctima de su historia?

  1. Yo creo que ambas cosas. Es malo desde el principio porque J.K ya comento en algunas entrevistas que Voldemort no puede amar porque fue concebido con una poción de amor, es decir no había verdadero amor entre sus progenitores por lo que desde su concepción tuvo la incapacidad de sentir. Por otro lado, si bien es cierto que era un niño curtido por los malos tratos y eso justificaría algunas actitudes el nivel de sadismo que demuestra es incluso superior al de otros niños en su misma situación lo que demuestra que no tiene limites.
    Es victima de su destino porque él no tuvo la culpa de los errores de sus padres y se nota que su dura infancia potencio lo que ya estaba mal en él, porque cuando finalmente es consciente de sus orígenes todo su resentimiento se volcó a los que consideró “culpables” por eso su primer asesinato fue su único pariente con vida, todo su despecho al sentirse abandonado se volvió el impulso que lo alentó ha hacerse un nombre en el mundo mágico.
    Quizás si Tom hubiera sido criado por su madre, aunque no tuviera sentimientos ese deseo de destacar sobre los demás y moldear el mundo a su antojo no hubiera surgido y simplemente hubiera sido un chico problemático en su entorno inmediato sin consecuencias a escala mayor.

    Me gusta

  2. Aplaudo de pie tu entrada Agus, es muy clara tu exposición. Como a vos esa forma de caracterizar al personaje a través del silencio y el temor velado de los demás, me fascinó. Y, con respecto a la pregunta, es un personaje complejo, con una historia compleja, imposible que tenga una respuesta única.
    Incluso cuando nombrás a Harry, para mí está claro que son como las dos caras de una misma moneda, hechos del mismo material. Lo humano de Voldemort es lo que más me convence porque si fuera solo maldad no tendría consistencia.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s