Candela Ríos – Los chicos del calendario. Febrero-Marzo-Abril

En serio, estoy impresionada. El marketing que tiene este libro es brutal e igual de increíble. Llegué a esta saga un poco de rebote y la verdad que cuando leí el primer libro, reseñado aquí, no me informé demasiado al respecto, pero acabo de hacerlo y… ¡Recórcholis! Candela Ríos tiene un blog, tal y como en el libro. Candela Ríos tiene un Twitter y un Instagram, tal como en el libro. Candela Ríos tiene un canal de Youtube, tal como en el libro. ¡Es una maravilla! La editorial ha logrado replicar el libro con todo lo que tiene para brindar y me pareció increíble. Nunca había visto algo así. De verdad, estoy impresionada.

A Candela Ríos, nuestra protagonista y también la escritora del libro aunque, en realidad, es un seudónimo que usa la autora real, una suerte de máscara que, en mi opinión, funciona de maravilla, la ha dejado su novio. A Candela Ríos la ha dejado su novio por Instagram, de hecho. Ruben colgó una foto de una valija con el hashtag #AdiósCandela y Candela, trabajando hasta tarde el viernes previo a fin de año, se da cuenta que la acaban de dejar a través de Instagram.

Abril, fotógrafa de la revista para la que Candela trabaja y su mejor amiga, la arrastra a un bar y ahogándose en gin tonics, nuestra protagonista despotrica a diestro y siniestro contra todos los hombres españoles. Todos. Para ella no existe uno solo que merezca la pena. El tema es que, aunque ella no lo sabe, Abril grabó todo su discurso y mientras ella pasaba fin de año comiendo porquería y tomando alcohol como si no hubiese mañana, su amiga subió el video a Youtube e, increíblemente, generó dos millones de reproducciones y miles de comentarios, apoyando su postura o, incluso, ofreciendo a un hijo, hermano, amigo que merecía la pena.

Lo cierto es que, para su desgracia o su fortuna, Candela va a poder comprobar en carne propia si sus afirmaciones alcoholizada son ciertas, porque el jefe de su jefe, es decir el hombre que maneja un imperio de las comunicaciones, le ofrece encabezar un proyecto que tendrá como nombre Los chicos del calendario. El proyecto con nombre de calendario porno supone que Candela recorra España durante doce meses conociendo a un hombre distinto cada mes y, básicamente, buscando validar o echar por tierra su propia teoría.

El chico de enero fue, de hecho, el jefe de su jefe, Salvador Braver y, puedo decirles, que fue un chico del calendario muy caliente. Pero ahora, en esta segunda entrega, Candela tendrá que enfrentar a tres chicos diferentes y convivir con cada uno de ellos durante un mes. Si se quiere, Los chicos del calendario empiezan formalmente en febrero porque, de cierta forma, convivir con Salvador fue moverse en su propio ambiente, en el lugar que ella conocía y trabaja, pero ahora tiene que irse a otra ciudad y conocer, y arriesgarse, con otro hombre.

El chico de febrero es carismático, un ex jugador de fútbol y, al parecer, un entrenador de ligas infantiles con el corazón roto, ya que su novia lo dejó plantado en el altar hace un año. Son los propios niños que entrena los que presentaron su candidatura y eso significó algo bastante especial para Candela y terminó eligiéndolo. Jorge Areste es maravilloso y al parecer también un bombonazo.

El chico de marzo, muy por el contrario, no es abiertamente amable ni mucho menos carismático. Es tosco, contradictorio, parece un científico loco y tiene dificultades abriéndose con la gente, pero el mes que Candela pasa con él en su bodega de vino, le hace saber que se trata de un hombre interesante y que, tal vez, pueda formar una buena amistad con él.

El chico de abril es, por lejos, el que menos me gustó de los tres. Se trata de un arqueólogo reconocido en el ámbito universitario, un conquistador empedernido que, al parecer, se acuesta con cada bicho viviente, palabras de Candela, no mías. Además, explota de una forma magistral su parecido a Chris Pratt y tiene una idea bastante cínica sobre el amor y el sexo.

Como ya les dije antes, la premisa me gustó mucho porque, después de todo, ¿a quién no le gusta The bachelorette? Pero más allá de lo curioso de que conozca y aprenda de doce hombres, me gustaron mucho los personajes. Candela vuelve en esta segunda entrega igual de divertida, alegre y repleta de sarcasmo. Aun así, aunque se avienta sin dudas al proyecto, no puede dejar de pensar en Salvador que, de nuevo, se lleva el premio al chico misterioso. Comienza a preguntarse si no es que, en realidad, se enamoró del jefe de su jefe. Logran verse un par de veces y las chispas entre ellos saltan para todos lados, pero hacia el final, la trama da un vuelco interesante.

Me gustó mucho en el primer libro, y curiosamente me vuelve a pasara también en este, que Candela aprenda algo de cada uno de los chicos que conoce. Todos le dejan alguna enseñanza, más o menos profunda, pero todos logran calarse hondo en ella y dejar una huella, que la ayuda a crecer, madurar y descubrir qué quiere ser. Candela es muy real y se mantiene tan auténtica durante toda la novela que uno realmente parece enganchado a uno de esos videos que suele colgar en Youtube para contarle a los fanáticos sobre sus avances.

Candela es tan interesante y uno como lector tiene la sensación que está charlando con una amiga porque la pluma de la escritora, quien quiera que sea su nombre, es perfecta. El estilo es tan fresco, divertido e inteligente en los pequeños detalles que me resultó una novela realmente adictiva que, de hecho, me terminé en media tarde. Estoy tan enganchada a Los chicos del calendario como cualquier fanático de Candela Ríos y estoy deseando saber qué le deparará los chicos de los meses siguientes.

Además, como les mencioné, me parece increíble el marketing que rodea esta saga. Ojalá haya podido darme a entender sobre todo este asunto, porque es realmente un poco difícil de explicar. Incluso, si me lo permiten, en esta entrega ya se menciona de manera algo tímida que tal vez, aprovechando el éxito del proyecto, puedan escribir un libro al respecto. Parece obvio que el libro que estamos leyendo es, en realidad, el recuento del viaje de Candela por los doces meses más disparatados de su vida. Por lo ameno que me resulta acompañarla, por las risas que suelto al leer y por el modo en que yo también me encariño con cada uno de los chicos, le doy tres estrellas de cinco a este libro.

Anuncios

4 comentarios sobre “Candela Ríos – Los chicos del calendario. Febrero-Marzo-Abril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s