Brittainy C. Cherry – Querido señor Daniels

¿Qué les puedo decir? La etapa romántica y cursi, llena de corazones y prados llenos de flores sigue ahí. Siento si empiezan a aburrirse, pero la verdad que estoy atendiendo unas ganas que, si soy honesta, no sé de dónde salen. Se me dio por el romance últimamente, ¿qué le voy a hacer?

En esa línea es que les traigo esta reseña. Un libro que, además, entra en el #DesafíoLectorBBB del que pueden informarse aquí, en la categoría “libro con un amor trágico”. ¿Acaso hay algo más trágico que una amor prohibido? Querido señor Daniels escrito por Brittainy C. Cherry y publicado en el 2014, nos cuenta la historia de Ashlyn Jennings, una joven de dieciocho años que acaba de pasar por una tragedia: su hermana gemela ha fallecido producto de una enfermedad que se la arrebató rápido y de forma dolorosa. Su madre, sumida en una depresión brutal tras la pérdida de su hija preferida y sin soportar ver el rostro de Ashlyn, idéntico al de Gabby, decide mandarla a vivir con su padre, al que no ve desde hace dieciocho años.

Parece un libro bastante trágico, ¿verdad? Pues recién comienza. En el tren camino a Wisconsin Ashlyn conoce a Daniel, un veintañero guapo, inteligente, con unos ojos dolidos y una sonrisa cautivante. Él ha sufrido dos grandes pérdidas en su vida y está tratando de recuperarse de esos golpes que lo noquearon cuando Ashlyn se cruza en su camino. El dolor en los ojos de ella le llamó la atención porque se sintió identificado e intercambiaron sonrisas en el tren. Al bajar, mientras esperaba a su padre, Daniel se acerca y la termina invitando a un bar, donde tocaba su banda.

Después de una cita mágica, donde cada uno se interesa por el otro, se maravillan con la inteligencia ajena y comienzan a emparchar sus heridas, descubren, al día siguiente, que son profesor y alumna. Háblenme de amor prohibido. A pesar que no hay un abuso puesto que Ashlyn es mayor de edad, los dos tienen claro que no es correcto mantener una relación mientras haya una jerarquía de autoridad. Como ven, todo muy trágico.

Más allá de la historia de amor de ellos, que se me hizo un poco infumable, si debo aclarar, me gustó el crecimiento de Ashlyn. Al llegar a Wisconsin descubre que su padre tiene una familia allí y que de buenas a primeras ahora tiene que compartir casa con la esposa de su padre y los hijos de ella, Ryan y Hailey. Los dos hermanos me encantaron y fueron de mis personajes preferidos. Uno muy alocado, liberal y viviendo su vida con liviandad, pero roto por dentro y la otra queriendo vivir su propia vida, pero seriamente condicionada por los gustos de su madre y su novio, que no es más que un idiota. La amistad que se da entre los tres es de mis highlights del libro.

El libro está contado en primera persona alternando el punto de vista entre Ashlyn y Daniel, lo que ayuda para entender las dos campanas de esta relación trágica. A pesar que Ashlyn es un tanto adolescente aún, evidentemente, me gustó mucho porque está rota, porque tiene que lidiar con la muerte de su gemela, la desidia de su madre, el reencuentro con su padre y una vida nueva. Tiene mucho por descubrir y crecer y ese camino se me hizo super interesante. ¿Quién es ella si no es la hermana de Gabby? Siempre había estado en relación con su gemela, pero ahora que no está, ¿quién es ella? Ese descubrimiento personal, la búsqueda de la identidad personal e incluso de la personalidad se me hizo precioso y de lo más interesante del libro.


Antes de conocerla, no sabía lo que era vivir. Después de conocerla, nunca sabría lo que era morir.


El romance entre ellos es natural y bastante bonito, aunque a veces cursi y, a la vez, bastante inocente, a pesar de que son personas grandes ya. El dramatismo que le aporta la relación profesor-alumna es bastante y por momento me obligaba a rodar los ojos porque cuánto drama innecesario que, además, me cortaba un poco porque no me lo creía. Si obviamos ese dramatismo y el aspecto infantil que tienen los dos que me molestó muchísimo, porque venía de Beta Coqueta y relaciones adultas de treintañeros, lo cierto es que es un libro disfrutable, de los que te sacan una sonrisa al terminar.

Una de las cosas que me pareció precioso y que le da a la novela un toque bastante especial, es Shakespeare. A los dos protagonistas les encanta el autor inglés, comparten frases dos por tres y conversaciones eternas sobre su obra e, incluso, la banda de Daniel se llama Romeo´s quest por Romeo y Julieta. Esos detalles, así como una estrofa de las canciones de la banda al comienzo de cada capítulo, fue bastante lindo y le aportaba un ambiente intelectual y especial de conexión entre los protagonistas bastante destacable.


¿Cómo es posible que nunca pasemos tiempo juntos, y aun así sienta como si me conocieras mejor que nadie? ¿Cómo es que sigo enamorándome de ti cada vez más?


Aunque suene un poco extraño, me gustó la intimidación que le hacen a Ashlyn en el instituto. Al parecer, nuestra protagonista es una chica voluptuosa y con curvas y a menudo recibe mucho acoso por ello. Me gustó que la autora lo pusiera en el tapete porque el modo en que la sociedad se agarra de un cuerpo para criticar y hacer daño es increíblemente real, común y desgarrador. Igual Ashlyn podía ser una tabla de planchar que la iba a molestar o bien podría ser obesa mórbida que igual la iban a molestar, porque los cuerpos femeninos siempre están bajo el escarnio público y son aptos de crítica.

Vamos a ver, no es un libro brillaente y desde luego no le va a cambiar la vida a nadie, pero se disfruta. En lo particular, mucho más allá de la historia de amor, cargada de dramatismo innecesario y clichés, me gustó mucho lo rotos que están, el camino de sanación de los dos, el descubrimiento personal de Ashlyn, el reencuentro con su padre, la amistad con sus hermanastros y el olor a Shakespeare que reina en el aire. Una novela que enseña que a pesar de todos los obstáculos, se puede salir adelante. Tres estrellas de cinco para mí.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Brittainy C. Cherry – Querido señor Daniels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s