Vincent Hauuy – El triciclo rojo

¡Y un día volvieron los thrillers! Ya era hora, ¿verdad? Fue una seguidilla bastante intensa de romance y ya era momento de añadir un poco de sangre, asesinatos y perversión a este lugar. Sí, muy serena la última oración.

Este libro me lo regalaron para Navidad y aunque no conocía al autor, lo cierto es que la sinopsis me había llamado mucho la atención y desde entonces había estado en lo alto de mi lista de pendientes. El triciclo rojo, publicado 2018, nos cuenta la historia de Noah Wallace, un criminalista muy destacado que tras un accidente, en el cual perdió a su esposa, se encuentra atrapado en su propio cuerpo. Con dificultades para movilizarse, pensar, concentrarse, analizar situaciones difíciles y sufriendo de mucho dolor, Noah vive ahora una vida plana, trabajando en una oficina anodina y bastante ordinaria. Los tiempos de sagacidad y aventuras quedaron atrás.

Hasta que una postal encontrada en la escena de un crimen en Canadá lo nombra. Su antiguo compañero lo llama de inmediato y los dos parten hacia el norte y tremenda impresión se llevan cuando, al llegar, descubren detalles muy específicos, y que nunca fueron divulgados, que relacionan ese crimen con su última investigación, que desencadenó en la muerta de la esposa de Noah y en su discapacidad. Embotado por la realidad que se le presenta ante los ojos, mucha sangre, su nombre en la postal y ese característico olor a mirra, el otrora criminalista sólo puede pensar en un triciclo rojo.

Por otro lado, tenemos a una joven periodista y bloggera, aficionada a resolver misterios y desapariciones que cayeron en el olvido, recibe un correo que la invita a acceder a la Darknet para averiguar qué fue lo que sucedió con un periodista desaparecido en la década del setenta. Y, como pueden pensar, las dos líneas argumentales terminan entrelazándose y, de hecho, los dos casos terminan estando vinculados por un sórdido y macabro secreto.

¿Qué decirles? Para empezar, desde entrada tengo que decir que esta no es una novela negra aunque, por momentos, pretender serlo. Si me preguntan diría que es mucho más una novela policial atravesada por un thriller que una novela negra, sobre todo porque no hay una crítica social detrás que la vertebre. Por otro lado, también leí por ahí que tiene tintes similares a Stephen King y lo siento, pero yo no lo veo.

Aún así, me parece que es un libro muy bueno, sobre todo si tenemos en cuenta que se trata de un novel autor. El ritmo de la novela es perfecto, porque al principio no hace más que confundir y uno lee sólo para desentrañar el asunto, sobre todo llegar al punto en que los dos protagonistas se crucen, pero una vez va tomando velocidad es muy difícil dejar la lectura. De hecho, este libro hizo que lo leyera prácticamente en todo momento, así que eso ya les da una pauta de lo bueno que me pareció.

Los personajes fueron maravillosos, sobre todo Noah, que se me hacía muy real y en eso le doy un punto al autor porque se sentía de forma muy natural su desconcierto, su dolor, la rabia que su impedimento le causaba y la conexión que parecía tener con el asesino, que dejaba postales para él en las escenas del crimen y, en ocasiones, cartas en su propia casa. Otros personajes que me gustaron mucho fueron Sophie, la intrépida periodista que se aventura en la búsqueda de un colega desaparecido y Clémence, una investigadora canadiense igual de asusta que Noah previo al accidente. Leerlas fue maravilloso porque las dos eran mujeres fuertes, cada una a su manera, y me gustó que tomaran la iniciativa, se animaran y fueran protagonistas activas de la historia.

En cuanto a la trama, si bien me resultó adictiva, no fue muy verosímil. Tuvo reminiscencias claras a películas o libros de la Guerra fría y no sé, se me hizo raro. Lo seguí leyendo, por supuesto, pero solo dejé de creer lo que leía porque se me hizo imposible.

Como les digo, un libro adictivo, con una trama muy bien llevada, un ritmo perfecto, unos personajes complejos, algo oscuros y dispuestos a todos para desentrañar los secretos que se esconden de un lado y del otro de la frontera. Cuatro estrellas de cinco para mí.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Vincent Hauuy – El triciclo rojo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s