Kat Spears – Un corazón de piedra

Tengo este libro desde el Infoblog del año pasado y recién ahora fue el momento para leerlo, curioso, ¿no? Es increíble que cada libro tenga su momento y su espacio en el tiempo para ser leído, lo cual me parece muy interesante, pero vayamos al grano…

Un corazón de piedra, escrito por Kat Spears y publicado en el 2015 en español, nos cuenta la historia de Jesse Alderman, un joven adolescente que no encaja con ninguno de los estereotipos típicos de una secundaria estadounidense. Sin embargo, es lo suficientemente importante en esa selva porque Jesse, apodado Sway, un apodo que no le agrada del todo, tiene mucho poder, lo que lo lleva a tener popularidad puesto que se dedica a conseguir lo que sea que sus compañeros necesitan: alcohol, trabajos finales, identificaciones falsas para comprar alcohol, drogas o incluso chicas. Jesse es, a grandes rasgos, como Los simuladores.

Lo cual es absurdo. Seamos sinceros, que un adolescente de diecisiete, dieciocho años hiciera todo eso se me hizo absurdo e inconcebible. Entiendo que es ficción y que no tengo porqué creer en los unicornios, pero hubiera sido mucho más verosímil si la autora lo ubicara en la Universidad y no en la Secundaria, porque en lo personal me resultó poco creíble como escenario.

Como pueden imaginar, Jesse no es ninguna carmelita descalza y recibe dinero a cambio, o a veces favores pendientes o, en el mejor de los casos, secretos, porque los secretos son poder. El bueno de Sway, a pesar de su increíble popularidad, es un chico bastante aislado porque, según él, abrirse a alguien y compartir sus secretos es darle al otro poder sobre él y no quiere estar ligado de esa forma a otra persona. Salvo a Joey, su compañera y asociada al crimen, a la cual aprecia y cuida, el resto de sus compañeros les da absolutamente igual.

Jesse ha sufrido mucho y tiene claro que los sentimientos solo traen dolor, así que juró que no volvería a tener a alguien tan cercano. Y entonces viene Ken Foster para revolucionarlo todo. A pesar de ser un chico popular, jugador de fútbol americano y un chico lindo, Ken no puede ganarse el corazón de la chica que le gusta, por lo que acude a Jesse para pedirle, con absoluta normalidad, que lo ayude a conquistarla. Por momentos esta premisa, no sé porqué, me hizo acordar a 10 cosas que odio de ti, esa película tan increíble con Heath Ledger y Julia Stiles.

Bridget Smalley es, a todos luces, todo lo que Jesse no es. Es bondadosa, de buen corazón, afectuosa, preocupada por los demás y muy inteligente, por lo que rechazó varias veces la invitación de Ken. Sin embargo, con Jesse en la ecuación, averiguando cuáles son sus gustos y su manera de pensar Ken ofrece una mejor versión de sí mismo y terminan saliendo juntos. ¿El problema? Es que Bridget se le mete en la piel a Jesse, logra despertar sentimientos en él que no creía tener, pero asustado o, tal vez, sabiendo que no es trigo limpio, decide que “el otro” se quede con la chica que podría ser, hipotéticamente, su gran amor.

Voy a ser clara con esto, la historia no es ninguna maravilla y seguro que no le va a cambiar la vida a nadie, pero me gustó mucho, no tanto por lo que cuenta sino por el modo en que lo hace. Esta es la opera prima de Kat Spears y déjenme decirles que tiene un estilo precioso, ágil, dulce, dramático e increíblemente real. Asimismo, el modo en que lleva la historia es justo, lo que le da más credibilidad.

Sin embargo, lo que más me gustó es que, al contrario de lo que podría parecer, esta no es una historia de amor, sino que es la historia de un chico con un corazón de piedra que, gracias a ella, logra derretir, pero lo cierto es que es más complejo que eso. Tiene una pizca de descubrimiento personal, más allá de su “profesión”, que se me hizo interesante y, más que nada, me gustó mucho la amistad que se forja, a pesar de que Jesse no tiene amigos, con el hermano de Bridget.

Más allá de eso, debo reconocer que la historia de amor, muy en segundo plano en mi opinión, es un poco insípida y sin demasiado trasfondo. En cualquier caso, me resulta obvio que lo bueno de esta historia no es la historia en sí sino los personajes y el modo que cuentan su propia historia. Jesse, como pueden imaginar, es un chico inteligente y un experto manipulador y como protagonista es un poco extraño, porque si bien parece claro que no es una mala persona, a juzgar por el trabajo que hace, tampoco es una buena. Le faltó involucrarse con armas para poder tachar toda la ilegalidad de su lista, lo cual, de nuevo, se me hace absurdo para un chico de secundaria. Tiene un modo de ser muy nihilista y aunque, tal vez, podríamos decir que tiene un motivo para ser así, no sé si pueda justificarlo. Su indiferencia al principio del libro me hacía preguntarme si se trataba de otro protagonista idiota, pero por suerte su evolución lo termina salvando.

Los demás personajes, sobre todo Pete y el señor Dunkelman, me gustaron mucho. Pete, el hermano de Bridget, tiene una parálisis cerebral y es un auténtico idiota, pero gracias a Jesse descubre muchas cosas de la vida y de sí mismo, entre ellas que es un protegido de su familia y que eso le permite hacerles daño si quiere. Aunque Pete es un idiota redomado, y su familia se lo permite, me gusta que Jesse sea el único que lo trate con normalidad e, incluso, lo golpee. La relación de amistad entre los dos es linda de leer y muy real. El señor Dunkelman, por otro lado… ¿qué decirles? Es el mejor personaje de la novela y lo queremos, así que me limitaré a dejar que cada uno lo descubra y luego me cuente qué le parece.

Creo que lo mejor de este libro es que hace una lectura fiel de la juventud: la búsqueda personal, las malas decisiones, la amistad, la familia disfuncional, los ancianos abandonados por sus nietos, el mundo de las drogas y los juegos de poder. En ese sentido, Kat Spears lo hace increíble, a pesar de que la historia en sí no es maravillosa.

Una historia que atrapa por sus personajes y la realidad de sus vidas, un retrato de la juventud bastante particular y, en mi opinión, un libro de tres estrellas de cinco.

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Kat Spears – Un corazón de piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s