Diana Gabaldon – Forastera

¿Leyeron Adaptaciones literarias booktag? Allí les conté, entre otras cosas, que la mejor adaptación que vi es Cincuenta sombras de Grey y créanme que me costó reconocerlo. Sin embargo, ese lugar en el primer puesto ha sido desplazado y sustituido por Outlander. Empecé a ver la serie bajo la insistencia, y también hay que decir la presión, de una amiga.

Poco tiempo después, es decir cuando llevaba apenas algunos capítulos, entendí que esa serie era la adaptación literaria de aquellos libros con lo que Valentina, del canal de Youtube El librero de Valentina, siempre insistía. Así que, presa de la emoción que me generó la serie, dejé de mirarla cuando terminó la temporada dos y me fui a leer los libros.

Y solo decirles que si creyeron que era intensa con Dicker y La verdad sobre el caso Harry Quebert, ¡PREPÁRENSE! Si me siguen en Instagram ya deben saber a este punto que me devoré este libro y que estuve completamente emocionada en el camino.

Pero empecemos por el principio. Forastera, o Outlander en su versión original y que la serie recoge, es la primera entrega de una saga de ocho libros escritos hasta el momento y sé que últimamente tenía una postura muy firme de no meterme de cabeza en una saga, pero juro que no pude evitarlo.

Nuestra protagonista es Clarie Randall, una enfermera que, tras haber sobrevivido al horror del frente en Francia durante la Segunda Guerra Mundial, viaja a Escocia con su marido para reencontrarse como pareja tras la separación provocada por la guerra. Frank Randall, su esposo, es historiador y está muy interesado en su genealogía, lo cual lo lleva a Escocia porque está rastreando a un antepasado muy respetado. De modo que mientras Frank está encerrado con el reverendo del pueblo, Claire se dedica a tomar té con la ama de llaves del reverendo o a acompañar a su esposo en pasivo silencio.

Sin embargo, una tarde en la cual paseaba sola por la pradera escocesa buscando una flor peculiar, se acerca a una construcción megalítica, es decir un círculo de piedras muy antiguas. Conforme se acerca a la piedra central, un zumbido muy fuerte la invade y al tocar la piedra, no solo parece vibrar sino que la atrapa en una suerte de trance y la arroja a la Escocia de 1743.

¡Imagínense el susto de esa mujer! De buenas a primeras cambió la comodidad del mundo moderno, dícese el agua corriente y caliente de la ducha, los automóviles y la morfina, a un mundo puramente agrícola, supersticioso y tecnológicamente atrasado. Por supuesto, durante unas cuantas páginas Claire está tratando de descifrar qué clase de compañía teatral es tan real, pero tras darse cuenta que no hay compañía teatral que dispare armas de fuego reales, cae en cuenta que, por más imposible que parezca, efectivamente retrocedió en el tiempo.

De modo que nuestra protagonista tiene que hacerle frente a un mundo de hombres y mujeres violentos, con una organización política basada en clanes en donde la mujer no tiene ni voz ni voto y que, por supuesto, nunca podría tener los conocimientos que ella tiene como enfermera. Pero para más complejidad, ella es una mujer inglesa en Escocia, lo cual la hace sospechosa puesto que todo inglés es visto como un enemigo en las Tierras Altas.

Poco después de caer en ese mundo antiguo y desconocido, o todo lo conocido que un libro de texto pueda proporcionar, Claire sabe que debe volver a su propio tiempo y procura volver al círculo de piedras, pero el jefe del clan con el que se hospeda, que además sospecha de ella, se lo impide. Y, además, por supuesto que hay un escocés bienintencionado y muy buen mozo que hace que se replantee la posibilidad de volver a los brazos de Frank,

Es un libro maravilloso, y cuando elijo ese adjetivo calificativo lo hago a consciencia, porque de verdad el libro es MARAVILLOSO. Para empezar, da cuenta de una realidad completamente ajena a la del lector, y también a la protagonista. Nunca había leído sobre Escocia ni sabía gran cosa sobre la zona, así que me encontré con una idiosincrasia muy peculiar y propia del lugar que la autora sabe transmitir con una precisión milimétrica. Está claro que la autora logró captar la esencia del lugar y transmitirla con unas palabras que, además, son profundamente bellas y suaves.

Claire Randall me pareció un personaje descollante, no solo porque no encaja en tanto es una mujer inglesa en Escocia, sino también porque es una mujer instruida, sabe curar a los enfermos y , también hay que decirlo, es una mujer alta y bella. Más allá de las características del personaje, me gustó mucho que tuviera tanto tesón y empuje propio. Si bien en ciertas ocasiones se ve arrastrada por la trama, y a veces peca de damisela en apuros, nunca deja de lado su plan original y persevera en él una y otra vez. Pero también no deja de gustarme el modo en que se involucra con lo que la rodea, lo bien dispuesta que está a ayudar a los enfermos y lo amorosa que es con los habitantes del castillo. También hay que decir que más allá de esto, lo más fascinante es lo interesante e inteligente que es, incluso diría astuta, ella sabe que es sospechosa y actúa en función de eso, procurando ser todo lo amable que puede para que nadie la encasille como espía inglesa.

No diré nada del escocés bienintencionado y buen mozo porque todos merecen descubrir a Jamie Fraser por sí mismos. Solo decirles que es increíble y que sería increíblemente fácil perder los calzones por ese hombre.

Más allá del plan de Claire para volver a 1946 y el eventual romance, aparece otro punto interesante y es que ella conoce la historia escocesa y sabe que tres años después, los clanes escoceses perecerán en la batalla de Culloden y esa información la corroe por dentro, en tanto no sabe si dar aviso o callárselo y dejar que suceda, pero a la vez no cree quedarse tanto tiempo como para presenciarlo ni poder evitarlo, porque su plan siempre es volver a casa.

La batalla de Culloden sucedió en 1746 y pone fin a la rebelión jacobita. El término jacobita viene de Jacobo II, que solía ser el rey de Inglaterra, Irlanda y Escocia hasta 1688, cuando sucede la llamada Revolución Gloriosa, en donde es derrocado y se instala la monarquía parlamentaria. Derrocado, el rey se refugia en Roma donde el Papa le da refugio y desde allí empieza a gestar la reconquista del trono, que tiene dos intentos en 1714 y 1745. Ya con la casa Hannover gobernando a partir de 1714 y con Jorge II a la cabeza de Gran Bretaña, la lucha por recuperar el trono se hace más enzarzada porque hay un asunto religioso también: mientras que Jacobo y el príncipe Carlos Estuardo eran católicos, Jorge era protestante. Este hecho podría ser menor pero no lo es, en tanto Escocia, profundamente católica, siguió viendo a Jacobo como su rey legítimo y a Jorge como un usurpador. Lo cierto es que el ejército inglés se enfrentó con el ejército jacobita en Culloden, donde los clanes fueron diezmados por el ejército inglés y más tarde perseguidos y disueltos.

¡Y Claire lo sabe! Así que pueden imaginarse que hay una cuota importante de ética en el asunto, en tanto decide si decir lo que sabe o callárselo. De cualquier manera, la batalla de Culloden y el alzamiento jacobita pasan a un segundo planto porque Claire tiene que atender a su día a día y procurar deshacerse de los ojos avizores del castillo y volver al círculo de piedras para regresar con Frank.

La novela mezcla de una forma magistral los escenarios y los choques entre ellos, porque en un momento estamos leyendo sobre los hospitales de campaña, los automóviles, la Segunda Guerra Mundial y en la página siguiente aparecen las faldas hasta los tobillos en las mujeres, la típica falda escocesa en los  hombres, los caballos como medio de transporte y el desconocimiento sobre gérmenes. Y aunque podría parecer tan disparatado como inverosímil, la escritora tiene la habilidad de mezclarlo con naturalidad y precisión.

A su vez, la novela une de una forma muy bien lograda la realidad y la ficción, lo cual siempre es bienvenido y aplaudido en este tipo de géneros. Está claro que hay una investigación respecto a la vida en el siglo XVIII y que el libro la recoge a la perfección, pero también es innegable que la ficción atrapa de igual manera que los detalles históricos que, en lo personal, me sorprendieron porque realmente no conocía nada sobre Escocia. Y atención con esto, porque si bien podría parecer un libro fantasía, porque después de todo ella viaja al pasado a través de unas piedras mágicas, ese es el único elemento con esas características que hay.

En cuanto la historia de amor, ¿qué decirles? De lo mejor que he leído, porque si bien la química es algo notoria desde el inicio, la relación entre los dos se fragua a fuego lento, lo cual lo hace ciertamente real, porque se desarrolla con la timidez y las inseguridades de los primeros momentos. Más allá de esto, me maravilla el amor que se tienen, lo cariñosos que son, lo entregados y, también hay que decirlo, que sean reales: no es una pareja estrictamente rosa, sino que también tienen sus problemas, sus roces y sus discusiones, que a menudo se deben al choque de costumbres, en tanto Claire está acostumbrada a la libertad femenina del siglo XX cuando Jamie solo vivió viendo mujeres sumisas obedientes a sus maridos.

Volviendo al estilo de la autora, el modo en que pinta Escocia y sus paisajes, porque juro que los pinta con palabras, es espectacular. Si bien es un libro algo cargadito de descripciones, les aseguro que no se hace pesado y que, por el contrario, se devorarán en un par de días. Por otro lado, no teman su extensión porque no solo la autora tiene la habilidad de hacer el paseo ameno desde el punto de la lectura, huelga decir que la trama atrapa de igual forma y las páginas se pasan mucho más rápido de lo que uno podría esperar en una novela ambientada en el siglo XVIII.

En serio, si les gusta la literatura histórica, se los recomiendo al cien por cien. Un libro que hay que leer por sus paisajes, los personajes y sus cabezonería, pero también por la trama, por los viajes en el tiempo y el choque entre un siglo XX moderno y un siglo XVIII violento y supersticioso. Y sí, prepárense, porque empiezo mi campaña para que todos se acerquen a este libro.

Por si no quedó claro, cinco estrellas de cinco para mi.

 

Anuncios

9 comentarios sobre “Diana Gabaldon – Forastera

  1. Hola Agus, te sigo en todas las redes sociales y he visto tu intensidad y me encanta. No niego que me interesa mucho lo que acabo de leer y lo que nos comentás sobre la historia, aunque tengo tanto pendiente por leer que no creo me meta en este barco, por ahora.
    Lo que sí tengo ganas es de ver la serie, tal vez lo haga.
    Abrazo, me encanta leerte tan entusiasmada y que sea una autora la causa de esa euforia.

    Me gusta

    1. Lau, creo que esta historia te puede interesar pero como decís, si tenés otros libros pendientes atravesados, la serie es una forma perfecta de solucionarlo porque es una adaptación muy fiel y, quién sabe, a lo mejor te pasa como a mí y la serie te dan ganas irrefrenables de leer el libro.
      Beso

      Me gusta

Responder a Agus Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s