Eduardo Sacheri – La noche de la Usina

¿Alguna vez les pasó que están leyendo un libro que es maravilloso y horrible a la vez? Pues me pasó con este. El modo de narrar me pareció maravilloso, me envolvió de tal manera y me hizo sentir de un modo que me atrapó por completo, pero la trama era horrible porque daba cuenta de un momento bastante oscuro y triste de Argentina.

La noche de la Usina de Eduardo Sacheri, editado en el 2016 por Alfaguara, y de hecho ganador del Premio Alfaguara de novela de ese año, es un libro recomendable al cien por cien. Ubicado en O´Connor, un pueblo ficticio de la provincia de Buenos Aires pero que, a las claras, podría ser cualquier pueblo que solía tener mucho movimiento producto del tren y que, con los años, ha caído en desgracia. En este sentido, el autor logra exponer el alma de cualquiera de estos pueblos, desde el ritmo de vida, los comercios típicos e incluso el modo que están aislados de las grandes ciudades.

Allí se despliegan una serie de personajes increíbles y tan entrañables que son difíciles de olvidar. Nuestro protagonista principal es Fermín Perlassi, un otrora jugador de fútbol que fue más bien normalito en el ámbito futbolístico pero toda una estrella para el pueblo que lo vio nacer. Tras retirarse, con poca cabeza inversora y sin muchas habilidades, decidió comprar una estación de servicio para mantenerse. Muchos años después y con la convergencia de otros protagonistas, fundamentalmente su esposa y su amigo Fontana, pergeñan una idea en común: comprar unos silos para instalar allí una cooperativa acopiadora de granos y así revitalizar el pueblo. El gran problema es, por supuesto, que eligen hacerlo en un momento poco feliz: el mítico 2001.


¿Sabés cuál es tu problema? Mucho cine, Fermín. Mucho cine.


La cooperativa logra juntar muchos dólares que, aconsejados por el gerente del banco, ingresan en la cuenta corriente de Perlassi. La jugada del gerente fue desleal porque él sabía lo que se venía y, compinchado con un empresario de la zona, los estafan. Confiados en el banco, los vecinos continúan organizándose pero pocos días después se desata el Corralito: solo se podían sacar 250 pesos por semana y mediante unas cuantas fáciles, Perlassi calcula que podrá sacar el dinero de su cuenta en 20 años.

El pánico, la desesperación, el enojo, la decepción, la vergüenza. Sacheri logra poner en palabras la desazón de millones de personas de un modo tan crudo, violento y simple que me deslumbró. No lo hace con palabras rimbombantes ni florituras, sino más bien con un lenguaje sencillo, incluso diría campechano que, entre otras cosas, refleja el modo de vivir del pueblito dejado a la mano de Dios pero también logra darle mucha realidad a la situación.


Es la mujer más linda que vio en la vida. Y si alguna vez vio alguna más linda, se la ha olvidado. De modo que no cuenta.


Es esta parte la que me provocó horror, porque realmente la forma en la que expone el sentir del trabajador común ante lo sucedido me pareció tan real y expuesta que me dejó impresionada. A la vez, por supuesto, tras el shock inicial llegó el enojo, la tristeza y la desesperación que son retratados de tal manera que si no se sienten propios se siente cercano, lo cual me pareció increíble. De verdad, el estilo de este autor y su modo de escribir me dejó flipando.

Dolidos por la injusticia cometida, los miembros de la cooperativa están dispuestos a reparar y volver a equilibrar la balanza en favor de los trabajadores. Pero ojo con esto, la novela no tiene un entramado financiero e incluso tampoco es una novela sobre venganza, va más bien sobre la reparación de la injusticia. En este sentido, de presentan de forma muy marcada a los trabajadores estafados que, dispuestos a todos, tratarán de cometer un atraco y, por el otro, a Manzi, el hijo de puta y, si quieren, el villano de la novela.


La pregunta es esta, mi amigo: ¿hay tantos hijos de puta como uno cree, o la influencia de los hijos de puta sobre sus semejantes es mayor que la de la gente buena, y es por eso que uno cree que son más que los que en realidad son?


En medio de todo ese caos que es la crisis y el plan para robar a Manzi, hay cantidad de momentos cargados de mucha reflexión muy interesantes. En particular me pareció muy propio de la situación y, porqué no, de la realidad rioplatense la pregunta que uno de los protagonistas le hace al otro y que aparece más arriba destacada. Y además ¿el hijo de puta sabe que lo es, o desde su perspectiva los otros lo son? Esas reflexiones tan profundas en medio de una novela que es más bien distendida me refrescó mucho y se me hizo muy preciso.

Contarles sobre los personajes que desfilan esta historia es quitarle gracia y, también hay que decirlo, magia a toda la experiencia de conocerlos en primera persona. El punto es que está lleno de personajes propios de un pequeño pueblo y de Argentina. Con esto me refiero a que hay un loco, como en todos los pueblos, al igual que un hijo algo perdido que no sabe qué hacer de su vida, pero también hay un radical y un peronista, que además de aportar chistes políticos brillantes, son la realidad viva de Argentina.

Las relaciones entre padres e hijos y también entre amigos son un espacio destacado en esta novela en mi opinión, porque se nota que hubo una intencionalidad detrás, sobre todo en la de padres/hijos, de retratarlas de determinada manera en un caso y de un modo más bien distante, frío del otro. No les puedo decir más, porque creo que lo deben descubrir por ustedes mismos.

Un drama venido en comedia, porque este libro hace reír y mucho, pero luego se trasforma en una suerte de novela de aventuras que tiene al lector tan atrapado que no puede soltar el libro. Todo salpimentado con un ritmo ágil, una trama original, mucho ingenio, referencias cinematográficas por doquier y un estilo tan ameno, rioplatense y que se me hizo muy parecido a Luis Landriscina que me sorprendió. Una novela entrañable y recomendada sobre los perdedores y lo cansados que están de perder. Desde luego, no va a ser lo último que lea sobre el autor. Cinco estrellas de cinco para mí.

Anuncios

2 comentarios sobre “Eduardo Sacheri – La noche de la Usina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s