Tres autoras: descubrimientos 2019

Oh, sí, este año estuvo lleno de mujeres en mis lecturas y estoy muy orgullosa de ello. De hecho, 36 de los 53 libros que llevo leídos a esta altura del año son escritos por mujeres, así que eso es todo un mérito para mi que, si soy honesta, siempre solía leer más varones. Ahora bien, algunas de esas mujeres las conocía pero otras fueron un descubrimiento exclusivo de este año y, en mi opinión, son tan buenas que deberían ser más recomendadas, así que en esta entrada les recomiendo tres autoras descubiertas en el 2019.

Empecemos por lo obvio. Ella. The only one. La creadora de Jamie Fraser, la mujer que me hizo suspirar, leer desesperada y que, en menos de un mes, me incitó a leer tres de sus novelas de tirón. Hablamos de Diana Gabaldon.  Pedazo de autora. Madría mía, extremadamente recomendada si les gusta la novela histórica.

La buena de Diana es una señora de sagas y libros gordos, pero no teman, porque valen la pena cada palabra, cada coma que haya salido de sus manos y su ingenio. Compuesta por ocho libros, la saga que toma el nombre de Outlander (un poco a propósito de la serie homónima y otro poco porque ese es el título de la primera novela) nos cuenta la historia de Claire Randall, una enfermera inglesa que, tras sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial, decide pasar unas vacaciones con su marido en la campiña escocesa.

Hasta ahí todo normal, ¿cierto? Frank Randall, su esposo, es un historiador muy entusiasta y está ligeramente obsesionado con un antepasado suyo bastante reputado, así que suele pasar las tardes encerrado con el vicario de la parroquia, otro aficionado de la Historia, revolviendo papeles. Claire, esa pobre mujer dejada de lado, debe buscarse su propia diversión y lo cierto es que la tiene, porque le encanta la botánica y, en parte, es su intención de recolectar una especie desconocida para ella la que la lleva a un atolladero terrible.

En la búsqueda de esa nueva especie, Claire se topa con una construcción megalítica, a la que ya había visitado con anterioridad junto a Frank, pero que esta vez, curiosamente, empieza a atraerla de una forma poco usual. Un zumbido fuerte rodea la pieza central, comienza a escuchar susurros y, al tocar la piedra central, que parece vibrar, es absorbida y trasladada a la Escocia de 1743

¡EL INICIO DE TREMENDA AVENTURA! De entrada, una mujer por aquel entonces era una persona débil, acorralada en la cocina y dedicada a cuidar el hogar y sus hijos. En una lógica de clanes, la mujer no tiene mucho espacio en las Tierras Altas escocesas, puesto que es un mundo dominado por los hombres, más puntualmente por los hombres que guerrean. Claire se da de bruces con un mundo violento, precario, incluso salvaje y debe echar mano a toda su inteligencia para pasar desapercibida y sobrevivir.

Y en eso está cuando se toma con Jamie Fraser, un joven muchacho que le salvará el pellejo más de una vez y que, también vale decir, ella salvará en varias ocasiones, porque el bueno de Jamie siempre termina teniendo alguna que otra herida. Por supuesto, lo que comienza como una amistad se transforma, de a poco, lentamente, en un romance espectacular. Una saga increíble y mega recomendada y que, en realidad, a nadie sorprende porque vengo insistiendo con ella hace mucho.

En el blog hay reseña del primero libro, Forastera, el segundo, Atrapada en el tiempo y el tercero, Viajera.

La segunda autora tuvo su aparición, intensa y muy adictiva, a principios de año y vino de la mano de las constantes recomendaciones de La chica de rayas. Estoy hablando, por supuesto, de Elísabet Benavent, mejor conocida en el mundillo de internet como Beta Coqueta. Autora de romances contemporáneos reales, complejos, contradictorios, esta mujer me obligó a devorarme la mayoría de sus libros, incapaz de poder parar, presa de la desfachatez de sus personajes, del desparpajo, de la espontaneidad de su estilo, de la frescura. Un recomendado al cien por cien.

Desde luego, como leí mucho sobre ella no voy a detenerme en cada libro, bilogía o trilogía, pero sí quiero hacer una salvedad respecto a sus personajes femeninos. Las mujeres de Beta Coqueta no tienen idea lo que están haciendo y eso es maravilloso. Desde algún lugar, no sé cuál, nos han dicho que a los 30 años hay que tener la vida resuelta, pero sus mujeres no tienen nada resuelto, ni saben qué es lo que quieren, si son felices, si están conformes con sus vidas, si están buscando algo. Son tan increíblemente reales en ese aspecto que me pareció increíble que lo hiciera de ese modo. Y luego está su humor, me reí mucho leyéndola porque es irreverente, graciosa, cínica y muy divertida.

En el blog pueden encontrar varias reseñas de sus libros: Trilogía Mi elección, Encontrando a Silvia, La magia de ser Sofía y Seremos recuerdos, Martina con vistas al mar.

Y bien podría nombrar a Dolores Redondo en tercer lugar, porque su Trilogía del Baztán me voló la peluca, pero para ser justos la conocí el año pasado, así que para este puesto elijo hacer trampa y elegir a dos autoras. Claudia Piñeiro y Chimamanda Ngozi Adichie.

La primera es un descubrimiento de hace poco, gracias a la recomendación de Tami, pero estoy segura que será una relación a largo plazo porque quedé encantada con esa mujer, su modo de narrar, las temáticas que aborda y lo duro que golpea. La novela va sobre el viaje que Elena tiene que emprender para buscar ayuda. Su hija, Rita, apareció muerta en el campanario de la Iglesia y por más que la investigación cerró, que la policía la computó como suicidio, ella sabe que es la única que puede esclarecer el crimen, porque está convencida que Rita nunca se hubiese suicidado, que algo debió haber pasado. Pero presa de una enfermedad bastante complicada y avanzada, Elena sabe que no puede ponerle el cuerpo a esa búsqueda, así que va a cobrar una vieja deuda buscando la ayuda que necesita.

De verdad, Elena sabe es, sin despeinarse mucho, de lo mejor que leí este año. Como pueden imaginar, no puedo recomendar todos sus libros, para eso pueden hablar con Tamara que lo tiene más claro, pero por lo pronto Elena sabe lo recomiendo con mucha intensidad.

Y la tercera que no es tercera pero es tercera es Chimamanda que, si vamos al caso, la conocí el año pasado pero no en narrativa, así que cuenta perfectamente. La flor púrpura es un cachetazo de realidad. Es un libro increíble, doloroso de leer pero con un mensaje final muy esperanzador. La voz del libro la lleva Kambili, una joven de 15 años de familia adinerada de Nigeria. Vive junto con sus padres, él dueño de un periódico algo rebelde y múltiples fábricas y ella una ama de casa sometida, y su hermano mayor, Jaja, en una casa lujosa y cómoda, colmada de placeres que el pueblo común no tiene.

Kambili y su familia viven en una situación de abuso porque su padre es violento, estricto, disciplinado, ferviente religioso, colonialista innegable y el modo en que la autora retrata ese miedo, sobre todo a través de los silencios, es escalofriante. La situación cambia de forma drástica y espectacular cuando Kambili y Jaja pasan unos días en la casa de la hermana de su padre, tía Ifeoma. Allí conocen un mundo nuevo que confronta con fuerza con el que conocen, lo que los hace cuestionarse un montón de cosas

 

7 comentarios sobre “Tres autoras: descubrimientos 2019

  1. Holi. ME ENCANTA que recomiendes a Claudia porque me parece, además de una autora excelente, una figura comprometida con la realidad de las mujeres que no deja de colarse en sus libros. Me anoto a Chimamanda.

    Me gusta

    1. ¡Hola Agus! Me encantó el post, puede que hasta te copie la idea y muestre mis propios descubrimientos de este año. La flor púrpura es impresionante, fue una de mis mejores lecturas del 2017. A Claudia la tengo pendiente todavía *Tami lo juzga a la distancia* pero me gustaría leerla pronto.
      ¡Besote!

      Me gusta

  2. Hola, preciosa! Me encantó esta entrada. La verdad es que suelo leer más mujeres, pero nunca viene mal tener en cuenta recomendaciones de otras autoras fascinantes (creo que solo he leído a la Benavent de acá).
    Un besote ♥

    Me gusta

  3. Que librum La flor púrpura, durazo eso sí pero que bien está y que salado todo lo que transmite. Es la única autora que he leído de las que mencionas.
    Diana Gabaldon me intimida si, esos libracos no se van a leer solos XD pero me la llevo apuntada para un futuro.
    Dolores Redondo tengo un libro “Todo esto te daré” pero aún no me animado con él.
    Beta coqueta me sorprendió verla en tu lista, la tengo anotada para el 2020 como esas autores que quiero darle una oportunidad.
    Besotes desde El Refugio del Dragón de Tierra

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, Ana! Todo esto te daré de Dolores Redondo me gustó mucho, aunque al principio me costó lo suyo engancharme. Beta Coqueta es la clase de autora que elegiría en verano, de hecho, muchos de sus libros los leí a principio de año. Y Gabaldon… Señora del bien. Anímate a leerla que juro que es un viaje de ida.
      Gracias por comentar. Abrazo

      Me gusta

  4. Qué mujeres! Mel nos ha llevado como quien no quiere la cosa, con esa sonrisa encantadora a leer a la Beta coqueta y sí son lectura de verano, aunque me peleé en muchos momentos con sus historias entiendo porqué gusta tanto.
    Y sobre Tami ni hablemos, resolví que no le haré más caso, por lo menos por este año que no compraré más libros.
    Por más entradas como estas, por más mujeres en nuestras estanterías.
    Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s