Harry Potter y las mujeres

¿Alguna vez pensaron en el rol que tienen las mujeres como colectivo en Harry Potter? ¿Alguna vez repararon en ellas? ¿Pensaron en la función que tienen a lo largo de la saga? Este mes quise hacer foco en ellas, pensarlas y repensar cuál es su rol en la saga del niño mago.

Apoyo. A priori diría que eso son las mujeres en Harry Potter puesto que, en mayor o en menor medida, todas son un apoyo del héroe que, curiosamente, es un hombre. Sin embargo puede parecer injusto decirlo porque, si vamos al caso, todas son mujeres fuertes e independientes, incluso muchas de ellas son realmente espectaculares, pero lo cierto es que todas están en función de Harry Potter. De hecho, ninguno de los personajes femeninos alcanza el nivel de los personajes masculinos, ninguna destaca por su heroicidad como Harry, ni hay ninguna con la experiencia y sabiduría de Dumbledore.

De hecho, si nos ponemos a pensar fríamente son pocas las mujeres que tienen peso real en la trama e incluso en esos casos, el peso recae en su participación para ayudar a Harry. Como he dicho antes, la saga está construida por y para enaltecer a Harry Potter. En este sentido, creo que podemos estar de acuerdo, y creo que lo estamos, que Hermione es la heroína indiscutida de esta historia y sin embargo, su función es salvarle las papas del fuego a su amigo todo el tiempo. La historia gira en torno a él, un personaje más mediocre y que se lleva toda la gloria solo porque es el protagonista y tal vez sea llevarlo demasiado a los extremos, pero la idea subyaciente es que los varones son genios que se llevan la fama aún cuando no lo merecen y que, por el contrario, las mujeres se tienen que esforzar para conseguirlo.

Como personaje femenino que es, me gusta que empodere el género sin preocuparse por lo más superficial. Hermione no se preocupa mucho por el modo en que se viste o por el modo en que se le esponja el cabello en pociones y eso me parece espectacular porque JK procura enseñarle a las niñas que hay otras cuestiones más importantes que el envoltorio, a pesar de lo que el mercado insiste con bombardearnos. A pesar de esto, me gustan los matices que tiene en este sentido. También ella es insegura, también ella se enoja cuando Ronald no se percató que era una chica, también ella se preocupa por su pelo y su vestido en el Baile de Navidad, también se preocupa por el comentario malicioso sobre sus dientes que hace Snape. Esa oscilación entre “me importa muy poco lo que el resto piense de mí” y “me preocupo por mi aspecto cada tanto porque yo también soy una chica que puede jugar con maquillaje y un par de pociones” me parece brillante por lo real que es y por el modo en que refleja las oscilaciones de una adolescente.

Sin embargo, si bien queda por fuera también es cierto que Hermione cae dentro de algunos tópicos. Si bien es ella la que normalmente termina salvando a sus amigos, creo que no podemos obviar que en más de una ocasión sufrió el síndrome de damisela en apuros tanto en el episodio del troll en el baño como la petrificación, la prueba del lado en el Torneo de los Tres Magos o incluso la tortura de Bellatrix. Son ellos quienes tienen que salvarla y aunque se salvan entre ellos como equipo, creo que tiene más peso desde lo simbólico cuando es ella la que necesita ser rescatada. Por otro lado, ese lado coqueto y adolescente que vimos en el Baile de Navidad no es otra cosa que el viejo y querido extreme makeover, un tópico más que trillado y visto. El patito que se transforma en cisne.

Con todo y que es una saga profundamente masculina, de nuevo piensen en los papeles realmente importantes y verán que son todos hombres, hay una buena cantidad de mujeres y todas tienen sus particularidades. Si tengo que agruparlas, solo para propósitos prácticos, creo que las podría agrupar en adolescentes, , profesoras, madres y villanas.

Quitando a Hermione que, como les decía, es claramente el epítome de la heroína, el resto de las adolescentes bien podrían dividirse entre las que tienen alguna importancia en la saga y quienes no. Estoy pensando en Luna y Ginny por un lado y Lavender y Parvati por otro. Si pensamos en estas dos últimas son el tópico de la adolescentes risueña y tonta que está más interesada por el chisme y los varones que por temas más profundos. De hecho, la manía que tiene Rowling por siempre presentarlas juntas o en grupo refuerza la idea del concepto sociológico de la chica sociable, gregaria y boba.

Ginny y Luna, por otro lado, si bien tienen mayor protagonismo en la saga que, dicho sea de paso, se da por su cercanía a Harry Potter, sufren del síndrome de Trinity. Se explica de la siguiente manera: el personaje femenino fuerte tiene que diluir su papel en la narración para hacer que el protagonista masculino, un tipo cualquiera, pueda triunfar en su misión. Bien que Hermione podría entrar en esta categoría también, pero como es diferente a Ginny y Luna, solo por su amistad cercana a Harry, la voy a dejar afuera. Lo cierto es que los dos personajes son mujeres destacables, personajes femeninos fuertes. Mientras Luna es soñadora, intuitiva e inteligente, Ginny es fuerte, aguerrida y valiente y aunque las dos son extraordinarias, no tienen gran protagonismo. Luna es la amiga de Harry Potter y Ginny es su novia y por injusto que suene, no salen demasiado de ese lugar. Sí, por supuesto, las dos tienen un papel en la Resistencia de Hogwarts, ¿el problema? Es que no sabemos demasiado qué pasó ahí porque, como siempre, vemos, sabemos y pensamos lo que ve, sabe y piensa Harry, de modo que lo que estaba sucediendo en el Colegio en ese año lo desconocemos casi que por completo.

Respecto a las profesoras ejemplos hay varios, y aunque parezca un rasgo de empoderamiento femenino, la realidad indica que la docencia es esencialmente una profesión de mujeres porque es un empleo decente y respetable. No creo que sea un rasgo feminista ni mucho menos el hecho que haya más mujeres que hombres enseñando, de hecho, me parece más bien al contrario.

Me gustaría detenerme en McGonagall. Ya se los comenté antes cuando le dediqué la entrada mensual a los docentes, pero no sé demasiado de ella más allá de su método de enseñanza. Sabemos poco y nada de su pasado, pero conocemos a una mujer adusta, recta, severa, justa, amable y valiente. Como jefa de Gryffindor es implacable, ¿pero alguna vez pensamos por qué es así? Es común que las mujeres que ascienden a puestos de poder se endurezcan para evitar ser desprestigiadas por sus colegas varones y aunque no digo que eso le haya sucedido a Minerva, me da la sensación que puede ser verosímil pensarlo de ese modo.

No quiero detenerme en Trelawney o Pomona porque realmente no tengo mucho para decir, pero sí me gustaría irme atrás en el tiempo, al origen de todo. Si pensamos en los Fundadores, por lo regular solemos pensar primero en los dos varones y su rivalidad tan famosa que, además, está llena de testosterona. Rowena y Helga quedan de lado por el pleito de sus compañeros e incluso agregaría que eso se traslada también a las casas de Hogwarts porque, en definitiva, la rivalidad sigue siendo entre las dos casas fundadas por los varones mientras que Revenclaw y Hufflepuff son las otras casas que no pinchan ni cortan y que, en caso de necesitar ayuda, están a la orden.

Tenemos muchas madres a lo largo de la saga, desde Molly, Narcisa, Petunia o Lily Potter. Antes de detenerme analizar brevemente a cada una de ellas, pongamos el foco en lo general: en mayor o en menor medida están todas destinadas a su rol de esposas y madres. Más felices o más deshauciadas en su matrimonio, cada una de ellas es una esposa ejemplar y se desvive para contentar a su marido. Ninguna de ellas trabaja, a pesar que podrían, porque se dedican a criar a sus hijos. Ese es el rol que tienen las mujeres adultas en el mundo de Harry Potter.

A pesar del peso que tiene en su vida, la tía Petunia no es realmente una mujer destacable en la vida de Harry. Sí, por descontado lo trató muy mal y desde ya que fue una figura adulta poco favorable en su vida, pero es coherente con el papel de madrastra malvada que le asignaron. Actúa en consecuencia con el papel de una mujer desalmada, prejuiciosa, superficial y mala, tal vez por eso pase sin pena y sin gloria a lo largo de la saga. Si lo piensan, tiene su presencia más fuerte durante los primeros libros, sobre todo cuando los Dudley estaban más reacios a aceptar a Harry como un mago, pero conforme su sobrino crece, Petunia e incluso el tío Vernon pierden el poder que tenían sobre él.

Molly Weasley y Narcisa son, en realidad, bastante parecidas. Con las diferencias de clase que las identifican, las dos son mujeres magas de sangre pura que complacen a su marido, atienden la casa y crían a sus hijos. Huelga decir que lo de Molly Weasley es a todo pulmón porque debe hacerlo con un presupuesto ajustado, mientras que Narcisa dispone de la fortuna Malfoy y múltiples sirvientes, pero en lo esencial son iguales. Mientras la casa Malfoy es rematadamente machista, podría parecer que la Madriguera es un matriarcado porque quien parece dirigir la casa y dictar las normas es Molly pero, en realidad, el que provee es Arthur y ella está condenada a los cuidados del hogar.

Lily es el epítome de la madre perfecta durante toda la saga. Es la madre superior, la mejor de todas porque murió en sacrificio por su propio hijo, Lily es el ejemplo último y mejor del amor de madre. Sin embargo, poco se menciona que James también murió por ella y Harry. Cuando hablamos de sacrificio y amor siempre el peso recae en Lily, lo que hace que la idea de su sacrificio hace del amor maternal algo mágico, sobre todo por las consecuencias protectoras que tiene en la vida de Harry. Parece que el sacrificio y el amor filial es cosa de mujeres, porque rara vez se lo menciona a James en ese sentido, el hincapié siempre se hace en ella.

En cuanto a las villanas creo que tanto Bellatrix como Dolores son ejemplos perfecto porque, además, las dos se paran en las antípodas de la representación. En su artículo Cinderfella, Gallardo y Smith mencionan que los personajes malos tienen una ambición y un poder fálicos y que son agresivos y tienen ansias de poder. En Bellatrix esto es claro, pero también lo es en el caso de Dolores porque por más que tenga un gusto particular de vestir de rosa y adorne su oficina con simpáticos gatitos, típicamente asociado a la femenino, lo cierto es que demuestra valores considerados masculinos como el control, la jerarquía y la estructura. Por otro lado, y algo que mantienen en común, es que las dos son desaprensivas en cuanto al amor. Si bien Bellatrix está casada hace muchos años y claramente tiene un crush con Voldemort, el amor no es algo que la mueva, la atraviese o interpele y hasta donde sabemos Dolores está soltera (y con gatos, vaya estereotipo). Tal vez sería estirar mucho el chicle, ¿pero no hay un mensaje ahí? Las mujeres con ambición e ínfulas de poder resienten o abandonan el amor y nunca son mujeres completas.

Si vamos al caso, el mismísimo Harry Potter, nuestro Elegido y el héroe al que gira todo alrededor, tiene una preferencia por las características consideradas femeninas. No es un héroe tradicional y patriarcal, sino que muestra una masculinidad alternativa: es físicamente regular, tímido, no agresivo. Su heroicidad pasa por su valor y no por su fuerza o incluso su inteligencia. Por esta razón, los autores que les mencioné antes afirman que Rowling asocia el bien a valores tradicionalmente considerados femeninos y el mal a los valores tradicionalmente considerados masculinos.

Para matizar un poco y no caer en la fácil de tachar a la saga de sexista, como me parece en lo personal, Kern, Zettel y Gladstein mencionan que hay más equilibrio del que parece. La tontería que traen Lavender y Parvatil es, en realidad, un reflejo de las payasadas de Seamus y Dean, que hay un paralelismo entre el accidente de Hermione con la poción multijugos y el de Ron con las babosas e incluso comparan a la incompetente de Trelawney con el farsante de Lockhart.

Para ser honesta no sé si hay tal equilibrio, y aunque lo haya, creo que es innegable el papel que tienen las mujeres en la saga. Más cerca o más lejos todas son el apoyo del héroe, están en un segundo lugar respecto a todos los personajes masculinos y su rol siempre pasa, de un modo u otro, por el amor maternal.

¿Qué piensan ustedes? Los leo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s