Eduardo Sacheri – Lo mucho que te amé

Una de las cosas que más disfruto y más me gusta de leer es descubrir autores nuevos y enamorarme de ellos, que es exactamente lo que me pasó con Sacheri. Estoy enamorada de la prosa de ese hombre y este libro puntualmente, no solo entra sin mucho esfuerzo dentro de lo mejor de mi año, sino que me generó esa calorcito plácido en el pecho y esa sonrisa tonta en el rostro que solo dejan los buenos libros.

Leer más

Anuncios

Gustavo Escanlar – La alemana

¡Este señor! ¡Lo que escribía este señor! Si Estokolmo me gustó, La alemana me pareció un libro magnífico y no sé si este señor tiene más obras escritas, pero si las tiene las quiero leer. De verdad, este libro me pareció brillante.

Leer más

Mario Puzo – El último don

Qué difícil dar la talla después de un libro tan maravilloso como El Padrino, ¿no? Mi relación con Mario Puzo es algo peculiar porque, curiosamente, empecé leyendo Omertá, uno de sus últimos libros, y luego leí El Padrino que, como pueden imaginar, me maravilló. Desde entonces no había vuelto a la prosa de Puzo, pero lo cierto es que la sensación del último libro que leí estaba muy fresca en mí porque, de verdad, El Padrino es una maravilla de la literatura de mafia. Así que con esa sensación me inmiscuí en El último don.

Leer más

Eduardo Sacheri – La noche de la Usina

¿Alguna vez les pasó que están leyendo un libro que es maravilloso y horrible a la vez? Pues me pasó con este. El modo de narrar me pareció maravilloso, me envolvió de tal manera y me hizo sentir de un modo que me atrapó por completo, pero la trama era horrible porque daba cuenta de un momento bastante oscuro y triste de Argentina.

Leer más

Wulf Dorn – La psiquiatra

El miedo, qué fácil es tenerlo pero qué difícil generarlo, ¿no? Durante mucho tiempo tuve miedo de leer libros de Stephen King porque sabía que escribía terror y me negaba exponerme de forma voluntaria a esa sensación que, digámoslo, no está buena. Pero los libros de King no me dieron miedo, al menos los que leí, así que imaginen mi sorpresa cuando este libro que hoy les reseño me provocó alguna que otra pesadilla y una sensación bien fea.

Leer más

Toni Hill – Los buenos suicidas

Casi sin darme cuenta me he ido metiendo cada vez más en sagas policiales y aunque mi lema del último tiempo es no zambullirme en nuevas sagas, lo cierto es que he entrado en esta con el pelo al viento y agitando los brazos. Si esto sucedió fue responsabilidad exclusiva de Toni Hill y el primer libro de la trilogía. El verano de los juguetes muertos, leído en abril de este año, fue un descubrimiento grato y desde entonces supe que necesitaba continuar con la vida de Héctor Salgado.

Leer más

Tahereh Mafi – Al otro lado del océano

Mi primer encuentro con esta autora y qué nervios, porque no voy a mentirles (a esta altura ya tenemos confianza) estaba llena de prejuicios. Conocía su nombre porque Shatter me había sido un éxito tremendo y aunque muchos juran y perjuran que es una saga excelente, debo reconocer que no me seduce y que con los años he ido abandonando de forma más y más descorazonada la fantasía. De modo que me idea sobre esta mujer era más bien general y, de nuevo, algo desinformada y plagada de ciertos prejuicios contra el género.

Leer más